Ollanta Humala: “No es conveniente ir a Islay”

ollanta-humala-no-es-conv

Siete policías heridos y carreteras bloqueadas fue el saldo del primer día de paralización.

Tras el inicio del paro de 72 horas en Arequipa y mientras se desarrollaba una de las más convulsionadas protestas de los manifestantes locales en contra del proyecto minero Tía María, el presidente Ollanta Humala anunció ayer que no viajará a la región sureña, pese al llamado de pobladores antimineros que exigen su presencia en la provincia de Islay.

“No creo que sea conveniente (ir a Islay) en este momento. Los que estamos acá (en Lima) estamos tratando de restablecer la normalización de las actividades”, manifestó.

En ese contexto, formuló un llamado a la población para unirse y restablecer el clima de paz en al región. “Lo que nos preocupa es avanzar con los más de 3 mil 400 millones de soles que hemos comprometido para Arequipa en el Consejo de Ministros Descentralizado”, señaló.

Respecto al paro regional que diversas organizaciones iniciaron ayer en la región, Ollanta Humala anunció que se está tratando de “moderar” a las fuerzas de orden a fin de que no haya mayores víctimas.

El Mandatario también anunció que se viene evaluando la posibilidad de que en los próximos días se pueda decretar el estado de emergencia en Islay.

“Todo tiene una gradualidad. Lo que nosotros queremos es restablecer la normalidad y retomar el diálogo con los dirigentes que realmente reflejen los intereses de la población en Islay”, manifestó.

Finalmente, sobre su posición en contra del proyecto minero durante su etapa como candidato presidencial, Humala dijo que no había contradicción con la actual política de su gestión respecto a Tía María.

“Hay medios que quieren buscar contradicción entre el discurso de campaña y el accionar como presidente de la República, y les puedo decir que no hay ninguna contradicción. Si ustedes analizan el contexto de esa época, (entonces) se reclamaba que se realice una revisión del impacto ambiental”, explicó.

DURA JORNADA. El vandalismo y la violencia se desbordaron ayer en Islay y se trasladaron incluso a la ciudad de Arequipa. Dos muertos -por problemas de salud-, siete policías heridos y un antiminero detenido fue el resultado que dejó ayer el primer día de paro de 72 horas que se cumple en la región Arequipa en apoyo a la protesta que lleva ya 52 días.

Desde las primeras horas de la mañana el valle de Tambo se convirtió en un polvorín. Más de 300 metros de vía fueron bloqueadas con piedras, troncos de árboles, llantas quemadas hacia el distrito de Cocachacra. La Policía tuvo que arrojar 200 gases lacrimógenos para dispersar a los violentistas.

Más temprano, cerca de 200 mujeres fueron usadas como escudos humanos para replegar a los agentes e impedir que lleguen a Cocachacra, donde se replegaron los “antimineros”. Con ollas en la mano cumplieron el “cacerolazo” y se colocaron en puntos estratégicos.

Después, los llamados “espartambos”, que son la fuerza de choque de las protestas antimineras, usaron “huaracas” y aparentemente lanzaron dinamita contra los policías en su intento de hacerlos retroceder.

Mientras las protestas se acrecentaban en Cocachacra, pasado el mediodía se confirmó la muerte del anciano Adalberto Eloy Vera Delgado (63), quien falleció de un paro cardiaco en un bus de la empresa Cromotex. Minutos después, se confirmó el deceso de Julio Anthony Gonzales Vilca (19) también dentro del bus de Civa a su llegada al Terminal Terrestre de Arequipa. Este último regresaba de Lima de un tratamiento oncológico y, según trascendió, sufrió un ataque de pánico como consecuencia de la violencia.

Ambas unidades fueron retenidas desde las 8.00 a.m. y por más de cuatro horas por los manifestantes en el km 966 de la Panamericana Sur, altura del cruce de La Joya, donde colocaron piedras y palos.

En la ciudad de Arequipa, el paro también se presentó violento. Los puentes Quiñones y Grau, ubicados en el centro de la ciudad y Añashuaico en el Cono Norte, fueron bloqueados. Las principales vías como Evitamiento, Mariscal Castilla, Jesús, Independencia que conectan a la ciudad, también lucieron cubiertas de piedras.

Un centenar de estudiantes de la Universidad Nacional San Agustín (UNSA) tomaron las áreas de Sociales y Biomédicas. Luego se movilizaron por las principales arterias de la Ciudad Blanca.

Los gremios sociales como la Asociación de Urbanizaciones Populares de Arequipa (AUPA), Construcción Civil, agrupados por la Federación Departamental de Trabajadores FDTA, se movilizaron hacia la Plaza de Armas al grito de “Agro sí, mina no”.

Ante la poca presencia de efectivos policiales en el centro de la ciudad, los manifestantes rompieron la luna de una coaster de la empresa Señor de la Amargura y de un taxi.

Por temor a los violentistas, los padres de familia no enviaron a sus hijos al colegio. Horas después, el gerente regional de Educación, Jorge Luis Choque, se vio obligado a oficializar la suspensión de las clases escolares hasta que termine el paro regional.

En el Terminal Terrestre de Arequipa algunos buses no salieron a trabajar por temor a ser atacados y en el aeropuerto Alfredo Rodríguez Ballón los vuelos no se suspendieron.

EN SUSPENSO. Las Fuerzas Armadas permanecen en la provincia de Islay. En el puente de Santa Rosa hasta la zona del Fiscal están apostados más de mil soldados del Ejército y en el puente Pampa Blanca, 500. En el centro de la ciudad se han desplazado 5 mil policías para garantizar la seguridad.

Hasta el cierre de esta edición, en Cocachacra se vivía un momento de tensión. Los efectivos policiales tuvieron que replegarse hasta puente Pampa Blanca, donde permanecen más de 50 soldados del Ejército. Los antimineros se escondieron en sus “refugios” para iniciar nuevamente hoy su jornada de protesta.

POLICÍAS HERIDOS. Anoche se confirmó que los agentes Saúl Mateus Moreno, Elvis Olivas Nieto, Miguel Araujo Vela, Rony Mamani Laura, Beker Santos López, Diego Colquehuanca del Peso y Daniel Morote Meléndez resultaron heridos durante las protestas y fueron evacuados al hospital Carlos Alberto Seguín de Arequipa.

El antiminero Marcelino Charca Charca fue intervenido en el sector La Curva.

SENTENCIA. Mientras las protestas se encendían en la región Arequipa, era desconocido el paradero del presidente del Frente de Defensa del Valle de Tambo, Pepe Julio Gutiérrez Zevallos.

Este dirigente, conocido tras la difusión de un audio donde condiciona, a cambio de dinero, el levantamiento del paro contra el proyecto Tía María, recibió una sentencia judicial de la Corte Suprema de Justicia que ratificó la sentencia de tres años de cárcel suspendida.

Junto a él fue sentenciado el alcalde de Deán Valdivia, Jaime de la Cruz, quien podría ser separado del cargo al tener una sentencia confirmada. También los dirigentes Milton Abramonte, Huber Puma y Rubén Quispe.

La sentencia, que ordena el pago de 20 mil soles como reparación civil, obedece al bloqueo de la Panamericana Sur durante las protestas contra el proyecto minero Tía María, registrada en el 2010.

El fallo fue emitido ayer por la Sala Penal Permanente, que pone fin al proceso penal contra los dirigentes acusados por entorpecimiento del transporte público.

Share this post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.