Desgracia y desolación en Arequipa

desgracia-y-desolacion-en-ar

Más de mil viviendas se encuentran en estado crítico, mientras ministros de Estado, en su primera prueba de fuego, coordinan traslado de ayuda humanitaria destinada a cientos de damnificados.

La noche del domingo último, pocas horas después de que el presidente Pedro Pablo Kuczynski prometiera desde el Teatro Municipal de Arequipa la pronta ejecución de grandes proyectos de desarrollo para esa región, un sismo de 5.2 grados en la escala de Richter asoló a su población.

El movimiento telúrico se registró justo en momentos en que un numeroso grupo de fieles se retiraba de la iglesia principal de Chivay tras celebrarse la misa por la fiesta de la Virgen de la Asunta. La mayor parte del grupo se refugió en la Plaza de Armas tras el remezón. En los alrededores de esta, la población esperaba la presencia de las diversas autoridades y su empadronamiento como víctimas del reciente siniestro.

Las zonas afectadas comprenden los distritos de Ichupampa, Chivay, Achoma, Yanque y Coporaque, situados en la provincia de Caylloma, al norte de la Ciudad Blanca. Sismos más leves se registraron la madrugada del lunes en la misma localidad, de magnitudes entre los 3 y 4 grados.

La gobernadora regional de Arequipa, Yamila Osorio, no perdió tiempo y se desplazó de madrugada, junto a su equipo, hacia las zonas más convulsionadas. Durante el trayecto se mantuvo en coordinación constante con los ministros Martín Vizcarra y Mariano González, de los sectores Transportes y Defensa, respectivamente.

Y es que los daños causados por el movimiento telúrico dejaron un saldo de cuatro fallecidos y 52 heridos, según cifras oficiales del Instituto Nacional de Defensa Civil (Indeci). Defensa Civil identificó a las personas que perdieron la vida: Antonio Sañayco (80), Dionicia Checa (70), Valum Ken Edan (estadounidense, 56) y un menor de edad.

EMERGENCIA. Un total de tres sismos se registraron en el transcurso de la noche del domingo. El primero ocurrió en Caylloma, de 3.6 grados, mientras que el segundo fue de 4 grados. El tercero, de 5.2, registrado a las 10:23 de la noche, fue el más devastador.

Las carreteras se vieron bloqueadas por una serie de deslizamientos en los cerros y las viviendas de adobe y piedra sucumbieron hasta hacerse polvo. Un ambiente de terror y desconcierto se apoderó de los pobladores en la oscuridad de la noche.

Más de 300 casas fueron dañadas, y de ellas unas 120 fueron declaradas inhabitables, según cifras oficiales de Indeci. Sin embargo, con el transcurso de las horas se reportó que más de mil viviendas que fueron remecidas por el siniestro se encuentran a punto de desplomarse, razón que impide que los pobladores se atrevan a dormir en sus propias casas, informaron corresponsales de Correo.

No es para menos: un total de 60 réplicas se registraron luego del sismo de 5.2. Así lo informó el jefe de Sismología del IGP, Hernando Tavera, que también indicó que el número de réplicas disminuirá de ahora en adelante.
“El sismo tuvo una profundidad de 8 km, por eso las viviendas colapsaron. Lo que hay que tener en cuenta es que las viviendas colapsadas son de adobe y sillar. Las viviendas de material noble, como ladrillo y cemento, no han sufrido mayor daño”, señaló Tavera.

Yamila Osorio contó la tarde de ayer que en horas de la madrugada era muy complicado poder verificar el número de casas en este estado.

“Nuestros equipos no han podido llegar a muchos distritos porque las vías están bloqueadas”, dijo en alusión a las carreteras que conectaban Chivay con el centro de Arequipa. Las vías quedaron restringidas.

El acceso hacia el Cañón del Colca también fue clausurado, informó el alcalde del distrito de Caylloma, Rómulo Tinta. “Se sintió un temblor muy fuerte que ha causado en todo el Valle del Colca estragos; no tenemos comunicación entre los pueblos aledaños”, declaró a RPP.

En otro momento, contó que “los pueblos de la margen derecha e izquierda del río Colca están incomunicados, las carreteras están obstruidas debido a las piedras y la tierra que cayó sobre las vías esperamos que llegue la maquinaria pesada que enviará el gobierno regional”.

En otro momento, Yamila Osorio refirió que la maquinaria pesada para destrabar las carreteras era insuficiente y que necesitaban con urgencia el apoyo del Gobierno Central. Otro hecho que no pasó desapercibido fue que los helicópteros a disposición de Arequipa no pueden sobrevolar ciertos lugares de la región debido a que no pueden aterrizar a 3400 metros sobre el nivel del mar, siendo inútiles para trasladar heridos o el suministro de alimentos.
EN MARCHA. Un mensaje de solidaridad fue publicado por el presidente Pedro Pablo Kuczynski en su cuenta de Twitter, en el que indicó que los víveres se encontraban en camino y que su equipo de ministros se encontraba buscando soluciones rápidas para contener el desastre.

A través de un comunicado oficial emitido la tarde de ayer, el presidente del Consejo de Ministros, Fernando Zavala, adelantó que el Poder Ejecutivo tomó como medida preventiva declarar en estado de emergencia los lugares afectados.

Zavala informó que Defensa Civil intervino “de inmediato” en los lugares vulnerables, acondicionando carpas y atendiendo las necesidades primarias de los pobladores. “Desde Juliaca y Puno están bajando camiones, estamos llevando 250 carpas, mil camas, mil colchonetas y bidones de agua”, refirió.

“Hoy lo que tenemos es ya una acción concreta por parte de varios ministerios. El Ministerio de Salud ya llegó a la zona, donde está atendiendo a los heridos y se están armando los hospitales de campaña”, agregó.

Refirió, asimismo, que el Ministerio de Transportes continúa la tarea de desbloquear las vías obstruidas que impiden que se brinde apoyo vía terrestre que hasta la tarde de ayer parecía imposible.

El Ministerio de Defensa, señaló el jefe de la PCM, también dispuso tres helicópteros capaces de moverse libremente por la zona, con los que se hará un puente aéreo en caso de que las carreteras que conducen a Caylloma continúen estando obstaculizadas.

El jefe de la PCM indicó también que el ministro de Vivienda, Edmer Trujillo, va gestionando la instalación de módulos de atención para que las familias damnificadas puedan sobrellevar el desastre mientras dure la reconstrucción de sus hogares.

“Me han informado que hay ya una ruta alterna identificada, que es a través del distrito de Callalli, por la cual se está logrando ingresar la ayuda, y esperamos que en las próximas horas podamos estabilizar la zona”, manifestó Zavala.

Share this post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.