Chile reacciona contra el Perú

chile-reacciona-contra-el-

Diputados y senadores sureños pidieron a su Gobierno que envíe nota de protesta por supuesta intromisión.

Las relaciones diplomáticas entre Perú y Chile vuelven a tener un nuevo impasse. Esta vez, el Gobierno chileno no pudo disimular su molestia frente a la declaración conjunta que firmaron el presidente de la República, Ollanta Humala, y su par de Bolivia, Evo Morales.

Este sinsabor fue provocado por el artículo 32 del documento, denominado “Declaración de Isla Esteves”, en el que Ollanta Humala expresa que el Perú “mantiene su amplio espíritu de solidaridad y comprensión en relación a la situación de mediterraneidad que afecta Bolivia”.

En el acuerdo también se lee que “el Presidente del Perú expresó sus fervientes votos para que pueda alcanzarse una solución satisfactoria a la referida situación de mediterraneidad”.

Las reacciones no se hicieron esperar y, mientras el mandatario del país altiplánico celebraba el apoyo, las autoridades chilenas cuestionaron este acto.

SUSPENDE CITA. Tras el llamado del canciller chileno, Heraldo Muñoz, para que se “clarifique” el significado de la declaración y así “no llamar a malos entendidos, el diario El Mercurio informó ayer que la presidenta Michelle Bachelet decidió suspender la reunión bilateral que la próxima semana iba a sostener con Ollanta Humala. El motivo: “la profunda molestia” que causó la posición de Perú entre las autoridades del vecino del sur.

Citando fuentes de la Cancillería, El Mercurio señaló que la cita se iba a realizar en Paracas, antes de la cumbre de la Alianza del Pacífico, el 2 y 3 de julio.

Para ello, explica el medio, Michelle Bachelet planeaba viajar un día antes para reunirse con su par peruano.

Sin embargo, tras lo sucedido, se decidió no continuar con el plan, pues “su Gobierno consideró que no existen las condiciones para sostener este encuentro, ya que la declaración peruana va más allá de todo lo aceptable en términos diplomáticos”, continúa El Mercurio.

Luego de difundidas estas versiones, cerca del mediodía, la ministra chilena de Justicia, Javiera Blanco, intentó poner paños fríos y en una rueda de prensa en La Moneda y aseguró que dicho encuentro no estaba contemplado.

En este sentido, Blanco precisó que la Presidenta sí viajará, pero que “por agenda es imposible que se pueda llevar adelante cualquier tipo (de reunión) bilateral”.

“La cumbre se trata de un viaje que se va a hacer en un plazo bastante acotado y, por lo tanto, siempre estuvo presente el hecho de que era imposible, por lo acotado y estrecho de la agenda, el poder tener bilaterales de cualquier naturaleza”, expresó la funcionaria de Estado para deslindar cualquier posible roce entre ambos países.

La justificación no pareció convencer, pues horas más tarde, en Bolivia, la presidenta de la Cámara de Diputados de esa nación, Gabriela Montaño, se pronunció públicamente y consideró inoportuno que se haya cancelado la actividad.

“Nos parece inadecuada la posición de Chile (…). Chile intenta mostrar intimidación entre los pueblos peruano y boliviano”, manifestó en conferencia de prensa.

MÁS CRÍTICAS. Quienes tampoco aceptaron los paños fríos fueron los senadores y diputados chilenos.

El titular de la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara Alta, senador Francisco Chahuán, calificó como un “oportunismo inaceptable” lo sucedido y pidió a su Gobierno que envíe una nota de protesta a nuestro país.

Estas opiniones fueron respaldadas por el diputado Jorge Tarud al señalar en los medios de comunicación que “el presidente Ollanta Humala ha tenido una política zigzagueante frente a la demanda de Bolivia en contra de Chile”.

Además, agregó a Correo que la jefe de Estado chilena “ni siquiera debería ir a Perú por este acto inamistoso de Ollanta Humala”.

En este sentido, respaldó la solicitud que hizo Chahúan con respecto a la nota de protesta.

A la lista se sumó el senador Hernán Larraín, quien respaldó la posición de su Gobierno. “Yo apoyo totalmente a la Cancillería chilena en rechazar la intervención de Perú en asuntos bilaterales entre Chile y Bolivia. Perú, como cualquier otro país, debe mantener riguroso silencio”, señaló.

A su turno, el diputado Guillermo Teillier opinó que el pronunciamiento peruano rompe un esquema de no incumbencia en los asuntos que involucran a otros países.

“Este es un asunto bilateral y no multilateral. Por lo tanto, apoyo las declaraciones que ha hecho el ministro de Relaciones Exteriores y la actitud que ha tomado la Presidenta de la República”, sentenció.

SE DEFIENDEN. La avalancha de cuestionamientos fue respondida por la ministra peruana de Relaciones Exteriores, Ana María Sánchez, al asegurar que la postura de Perú ante la demanda de los bolivianos para una salida soberana al océano Pacífico siempre ha sido de respaldo.

“Es la posición que el Perú siempre ha tenido. Nosotros apoyamos que Bolivia no quede siempre en aislamiento”, indicó.

Por su parte, el embajador de Perú en Chile, Fernando Rojas, pidió que el contenido de la declaración conjunta no se interprete como una provocación.

En este sentido, Rojas aseveró que las diferencias entre Santiago y La Paz son un tema bilateral que está en manos de la Corte de La Haya y que lo expuesto en el texto “no se refiere a una intervención sobre lo que dictará el Tribunal Internacional”.

“No hay ningún pronunciamiento que tenga que interpretarse como que nosotros estamos opinando sobre el proceso”, sostuvo el embajador.

Agregó que Michelle Bachelet será bien recibida en Paracas durante de la cumbre de la Alianza del Pacífico.

Share this post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.