Bolivia aprueba extradición de Martín Belaunde Lossio

bolivia-aprueba-extradicio

Abogado no cree que su patrocinado vuelva al Perú, pues está pendiente un amparo constitucional en aquel país.

El retorno a nuestro país del polémico empresario Martín Belaunde Lossio parece estar cada vez más cerca. Y es que el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Bolivia aprobó el pedido peruano de extradición del prófugo de manera unánime e inapelable por los delitos de peculado y asociación ilícita para delinquir solo en el caso que concierne a sus vínculos con “La Centralita”, órgano de espionaje durante la gestión de César Álvarez como autoridad regional ancashina.

La extradición aprobada por Bolivia no permitiría que Martín Belaunde Lossio sea procesado por sus negociados con la empresa Antalsis y los gobiernos regionales, y en consecuencia tampoco por sus contratos y nexos con la pareja presidencial.

El magistrado boliviano Antonio Campero informó ayer sobre la decisión. “Se está determinando claramente que corresponde, por decisión del Tribunal Supremo, por decisión unánime de sus miembros, la extradición del ciudadano (Belaunde Lossio), la entrega por parte del Ejecutivo con un procedimiento que ellos tendrán que seguir al Estado peruano”, informó el diario altiplánico La Razón.

DEFENSA. Jorge Valda, abogado boliviano del prófugo peruano, afirmó que su defendido no puede ser extraditado al Perú, pues tiene procesos judiciales pendientes en Bolivia.

“La ley en Bolivia es clara: cuando una persona tiene trámites judiciales pendientes en Bolivia, no puede ser extraditada ni tampoco expulsada”, aseguró en una entrevista con ATV+.

El letrado dio tres razones para sustentar su afirmación. Mencionó que Martín Belaunde Lossio presentó una acción de inconstitucionalidad contra el trámite de extradición ante el Tribunal Supremo de Justicia de Bolivia, la cual no se ha resulto.

En segundo lugar, dijo que su patrocinado aún puede acceder al refugio político. “Aún está en calidad de solicitante, aún puede acceder a este beneficio de refugiado”, manifestó.

La tercera razón que esgrime Jorge Valda por la que no procedería la extradición se basa en la demanda que ha presentado su cliente ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) contra el Estado boliviano por una presunta violación de sus derechos.

REACCIÓN. Marisol Pérez Tello, presidenta de la comisión del Congreso que investiga los contratos que celebró Belaunde Lossio, sostuvo que hubiese preferido que este polémico personaje sea expulsado de Bolivia, en vez de seguir el trámite de la extradición.

Explicó que bajo la primera condición el acusado hubiese podido declarar sobre temas adicionales a los que se estipula en el cuadernillo de extradición.

La legisladora destacó la decisión boliviana, pero pidió esperar con serenidad que se resuelvan todos los temas procesales. “Esta es una buena noticia para la justicia y para él. El más interesado en esclarecer estos hechos y aclarar su verdad es él”, señaló Marisol Pérez Tello.

Pese a que Mesías Guevara, presidente de la comisión Áncash, que se aboca entre otros casos al de “La Centralita”, evitó pronunciarse sobre el impedimento de que Belaunde Lossio sea juzgado por otros delitos, destacó lo que consideró el aspecto positivo de la decisión de la justicia boliviana.

“No quisiera adelantar opinión, pero quiero manifestar que el hecho de que se traiga a Belaunde Lossio en calidad de extraditado significa que la institucionalidad se ha impuesto sobre la informalidad”, expresó.

En tanto, el congresista de Acción Popular Víctor Andrés García Belaunde destacó que, al igual que el expresidente Alberto Fujimori en su momento, Martín Belaunde Lossio solo podrá ser juzgado dentro de los parámetros que ha fijado la justicia boliviana.

Calificó la noticia de “buena”, pero manifestó que hubiese deseado que Bolivia expulse a Belaunde en vista de que ingresó ilegalmente al país altiplánico.

RETORNO. La canciller Ana María Sánchez no precisó en cuánto tiempo Bolivia pondría en marcha el proceso de extradición ni los procedimientos que corresponde tramitar al Perú.

“(La extradición) está dentro de lo que el Perú había solicitado. Tengo que hacer una evaluación”, señaló la titular de Relaciones Exteriores.

De otro lado, evitó referirse a los delitos por los que sería extraditado el prófugo. Sin embargo, informó que el cuadernillo podría ampliarse para incluir otros ilícitos, como los referidos al caso Antalsis.

“Se puede ampliar el pedido, pero si la justicia boliviana ya se pronunció, tendría que hacer la evaluación”, indicó.

Por su parte, el exprocurador Julio Arbizu informó que no hay un plazo previsto para que se traiga de regreso a Belaunde Lossio, aunque a su juicio debería ser de inmediato.

Sobre la versión de Valda, quien sostiene que su patrocinado no puede ser extraditado porque aún tiene procesos judiciales pendientes, Arbizu afirmó que “cualquier proceso que él afronte tendrá que esperar al juicio en el Perú”.

El argumento de Jorge Valda sobre la demanda ante la CIDH fue desbaratado por Marisol Pérez Tello, quien aclaró que deben transcurrir hasta cuatro años para que la Comisión admita la demanda, y un periodo similar para que se derive a la Corte IDH.

Share this post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.