Ayacucho – POLICIA FUE SENTENCIADO A 30 AÑOS POR ASESINATO DE FUTBOLISTA DE INTI GAS

PRIMERA SALA LIQUIDAD

El Tribunal de la Primera Sala Penal Liquidadora que preside el doctor Juan Ortiz Arévalo e integrada por los doctores Luis Fernando Cerrón Rengifo y Vladimiro Olarte Arteaga, sentenció a 30 años de pena privativa de libertad al efectivo policial Juan Antonio Raúl Ramos Rivas, como autor del delito contra la Vida el Cuerpo y la Salud en la modalidad de Homicidio Calificado en agravio del que en vida fue Fernando Daniel Revatta Fernández. Asimismo, el sentenciado deberá abonar la suma de 60 mil soles por concepto de reparación civil a favor de los herederos legales del agraviado.

Los hechos se suscitaron el pasado 16 de noviembre del año 2013, en circunstancias que el agraviado Fernando Daniel Revatta Fernández y su amigo Hiroshi Alessandro Suarez Ochoa, al promediar las 7:15 de la noche se trasladaron a la loza deportiva de la Urbanización Banco de la Nación, para esperar a su amiga Rubí Nikol Huamaní Vila.

Ambos jóvenes se sentaron en las graderías de la loza deportiva y empezaron a fumar, reír y hacer chillidos, hecho que habría molestado al efectivo policial quien salió a la azotea de su vivienda «Tomó un ladrillo y lo aventó al lugar donde se hallaba el agraviado y su amigo. Luego sacó su arma de fuego y empezó a disparar, instantes que el agraviado y su amigo empezaron a correr indistintamente para protegerse, el menor Hiroshi Alessandro Suarez Ochoa, lo hizo hacia la zona oscura del gras y el agraviado corrió al centro de la loza deportiva siendo alcanzado por dos proyectiles de arma de fuego, uno en la cabeza y otro en el tórax» obra en autos.

Trascendió que tras el cese de los disparos, Hiroshi Alessandro Suarez Ochoa, empezó a gritar y pedir ayuda acercándose al escenario de sangre dos personas quienes trasladaron al agraviado al Hospital Regional de Ayacucho, sin embargo, tras una hora de agonía, Fernando Daniel Revatta Fernández, falleció.

Entre tanto, el efectivo policial Juan Antonio Raúl Ramos Rivas, bajó de su habitación, para luego huir con su conviviente y su menor hija, dejando su cuarto abierto y con el televisor encendido.

Share this post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.