Arica – Chilenos convierten zona minada en terrenos de cultivo

chilenos-convierten-zona-mina

Donde antes había hasta 25 mil minas antipersonales en la frontera chileno peruana hoy se cultivan hortalizas.

El trabajo de unos 80 agricultores chilenos transformó un sector que antiguamente estaba habilitado para un eventual escenario bélico con el Perú, en un vergel que hoy está dando sus primeros frutos. Los terrenos para Chile representan hoy un símbolo de la soberanía enclavado en la frontera con Perú.
Juan Carlos Cárdenas, presidente de la Asociación de Pequeños Agricultores de Pampa Concordia (APAAP), explicó al diario «La Estrella de Arica» que gracias al esfuerzo de las 80 familias y al trabajo ordenado y metódico han logrado salir adelante.

«Realmente no existe nada imposible y sólo basta tener los recursos hídricos. Nosotros estamos haciendo soberanía en este lugar», mencionó.

El grupo de emprendedores inició su historia en el lugar luego de recibir los terrenos en el anterior Gobierno de Chile, ocupando aproximadamente 1.500 hectáreas que se ubican en Pampa Concordia, a unos tres kilómetros al sur del borde limítrofe con Perú.

Para ellos esto es todo un milagro y esto cobra mayor fuerza con todo lo acaecido en la Corte de la Haya, donde Bolivia pretende sentarse a dialogar con Chile, con la finalidad de negociar un corredor con salida al mar y soberanía y que, en su momento, se fijó en esta región y específicamente donde se ubica el nuevo valle Pampa Concordia.

Sin embargo, para este grupo de agricultores eso ya es historia. «Con el cambio de uso de suelo el terreno se volvió productivo. De hecho cuando lo entregaron estaban aún las trincheras antitanques, las que nosotros tapamos en un trayecto de 10 kilómetros», aclaró Cárdenas, subrayando además que «estos terrenos se ubican, algunos, a unos 50 metros de los sectores que aun están minados».

PLATA DEL BOLSILLO

En el lugar, los agricultores han invertido $1.000 millones, para levantar un pozo y, especialmente, para construir los 20 kilómetros de tuberías, que van desde el pozo principal en el aeropuerto de Chacalluta, hasta el estanque distribuidor y de ahí a los 80 estanques prediales.

Para lograr todo esto, cada agricultor debió desembolsar $15 millones.

Otro integrante de la APAAP, Claudio Godoy, manifestó sentirse parte de la historia al cambiar el uso de un terreno desértico de fines bélicos a un campo productivo que da vida en medio de la nada. Él cosecha melones, porotos verdes y maracuyá.
RECORRIDO

La intendenta chilena Gladys Acuña dijo que «estamos comprometidos con los agricultores, no solo en la primera etapa de implementación del valle, sino que además trabajaremos en conjunto en temas relacionados con la inversión pública que motive mayores inversiones agrícolas».

El predio donde se encuentra el proyecto antes tenía 25 mil minas antipersonales y 4,3 kilómetros de trincheras antitanques. Hoy se producen lechugas, espinacas, tomates, zapallo italiano, betarragas, berenjenas, melones, guayabas, maracuyá, porotos verdes y choclos.

Share this post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.