7 de cada 100 mujeres sufre violación sexual. ¿Hay justicia para ellas?

el-silencioso-abuso-contra-sie

El Ministerio Público registra un promedio de 15 mil denuncias anuales, pero solo una mínima parte continúa el proceso. En el 2013, por ejemplo, poco menos de mil de estas mujeres tuvieron asistencia judicial.

Estaba en la mesa de la pequeña sala haciendo sus deberes cuando su madre le dijo que saldría un momento para dejar los trabajos de costura que le habían encargado. “Tu papá está durmiendo así que no lo molestes”, le había dicho refunfuñando, así que “Marcelita” de 12 años se puso a trabajar en sus quehaceres del colegio, mientras sus dos hermanos menores jugaban en el techo.

Al escuchar unos ruidos se dio cuenta de que su padrastro estaba dentro del cuarto. Más tarde no le contó nada a su madre y lloró desconsolada toda la noche recordando lo ocurrido aquella tarde en que su padrastro la ultrajó. Soportó en silencio dos vejaciones más, hasta que llorando le contó a su mamá.

Ella intentó en un primer momento negar el hecho, pues era su pareja desde hace 7 años y tenía con él dos hijos. Pero siguiendo el consejo de un familiar lo denunció. Desde ese momento comenzó su vía crucis ya que el brazo de la justicia no resulta eficiente para castigar al responsable y ya lleva casi dos años de haber comenzado el proceso.

PADECIMIENTO. Cuesta mucho en nuestro país denunciar una violación sexual por múltiples factores, señala la fiscal Yajaida Huamán, titular de la 2da. Fiscalía Penal Corporativa de Arequipa y explica que por el lado de la víctima, la afectación psicológica es tremenda, pues siente culpabilidad, temor y vergüenza.

La familia también se ve afectada por ser blanco de las críticas de la sociedad, sin olvidar la dependencia económica frente al agresor.

“A veces, los familiares motivan por todos los medios que la víctima directa se desista de denunciar pues al momento de ir a ampliar sus declaración dicen no me han hecho nada y denotan evasivas y no dan una explicación coherente”.

Por el lado del Estado, que permite la revictimización de la persona abusada, ésta debe transitar por varios organismos y estudios médicos para llevar adelante el juicio que puede tomar más de dos años. Además del apoyo emocional que debe recibir el soporte necesario que le permita superar el trauma del abuso sexual.

“La atención debe ser en ese momento en que la víctima se sienta empoderada de denunciar y no esperar a que desista…y el Estado debe garantizar el soporte emocional con atención médica para que por lo menos esté tranquila mientras afronta el proceso”, indica.

Es así que el desestimiento de la denuncia se hace más frecuente. La magistrada señala que por lo menos dos de cada diez mujeres prefieren no continuar la denuncia.

DEFENSA. A pesar de que existe mucho por hacer a favor de las víctimas de violación sexual, un buen paso dado hasta el momento es el que ha hecho la Dirección General de Defensa Pública y Acceso a la Justicia, que tiene adscrito a un grupo de tres abogados que brindan patrocinio no solo a las víctimas de violación sexual si no a quienes se encuentren dentro de un delito penal, reveló la magistrada.

CIFRAS.

Según estadísticas manejadas por la Defensoría del Pueblo a nivel nacional, siete de cada 100 mujeres sufre violación sexual (Endes 2010).

El Ministerio Público registra un promedio de 15 mil denuncias anuales, pero solo una mínima parte continúa el proceso. En el 2013, por ejemplo, poco menos de mil de estas mujeres tuvieron asistencia judicial.

Share this post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.